Skip to content

La importancia de la lucidez

22/03/2012

Dejé los estudios con 18 años. Terminé C.O.U. y empecé Ingeniería Informática. ¿Por qué elegí esa carrera? Por varias razones equivocadas: porque me gustaban los ordenadores (jugar con ordenadores), porque en aquel tiempo era una carrera que tenía “salida” y porque uno de mis mejores amigos también quería hacerla. Una cosa es jugar con ordenadores y otra cosa es diseñarlos; cierto, la informática todavía tiene salida hoy, pero uno no debería elegir sus estudios en función de eso (esto es un tema que trataré en otro post); al final mi amigo se marchó a hacer Teleco a otra ciudad. Resultado: en un año y medio aprobé 1 asignatura (no, no aprobé ni el inglés), y me dejé la carrera. Me dije: me meto a trabajar con mi padre mientras aclaro mis ideas y averiguo qué es lo que quiero estudiar. Pues bien, 14 años después no he vuelto todavía a estudiar, ni creo que lo haga nunca. Por lo menos una carrera universitaria.

Os preguntaréis a cuento de qué viene todo esto. En un momento. Hay una cosa que echo de menos. No, no es haber acabado la carrera. Si la hubiera acabado, seguramente no hubiera empezado a salir con la que es mi maravillosa mujer, Laura, y no tendría los dos pedazo de soles de hijos que tengo, Alberto y Lucía. Lo que echo de menos es no haber tenido, hace 15 o 16, el enfoque que tengo ahora.

Hoy puedo decir varias cosas:

  • Sé donde estoy: soy conciente de mi situación a todos los niveles: amorosa, familiar, económica, laboral.
  • Sé lo que quiero: tengo bastante claro dónde quiero estar en el medio / largo plazo.
  • Sé cómo conseguirlo: trabajo y perseverancia son siempre el camino para obtener tus objetivos.

Pues bien, echo de menos haber tenido esta lucidez cuando tenía 16 o 17 años. Como agua pasada no mueve molinos, creo que lo mejor que puedo hacer, como padre, es procurar que mis hijos sí que sean capaces de tener esa lucidez cuando a ellos les llegue la hora de elegir. Educarlos de manera que ellos sean capaces de tomar sus propias decisiones; que sepan que son capaces de cualquier cosa que se propongan; que estaré detrás de ellos apoyándolos en cualquier cosa que se propongan.

¿Como educáis vosotros a vuestros hijos?

Un saludo,

Christophe.

Anuncios

From → Blog

6 comentarios
  1. Interesantes conclusiones que muchos deberíamos enseñar a nuestros hijos.Me quedo con no castigarse con equivocaciones del pasado y aprender en qué puedes hacer mejor.Enhorabuena!

    • batoncete permalink

      El quid de la cuestión es cómo enseñar estos valores. Vamos, que no tengo ni idea de cómo se hace. Ya tengo alga que hacer en los ratos libres…. aprender!

  2. Jorge permalink

    Buena reflexión Christophe.
    De todas formas creo que equivocarnos nos enseña tanto o más que acertar. Tal vez no te correspondía tener esa clarividencia a los 18, y las cosas que hiciste de ayudaron a ser el pedazo de tío que eres hoy 🙂
    Igual podrías haber elegido otra carrera, haberla terminado, y ahora no tener las cosas ni la mitad de claras.
    Un abrazo!

    • batoncete permalink

      En efecto, creo que como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga. Al fin y al cabo, no somos más que la suma de las decisiones que tomamos (esto no lo digo yo, lo dijo alguien mucho más listo que yo). Lo que quiero decir es que me gustaría que mis hijos contaran con alguna ventaja sobre mí, y creo que tener algo más de lucidez de la que yo tuve les será muy útil. Ahora, ¿cómo se enseña la lucidez? Esa sí es una buena pregunta.

  3. jose navarro permalink

    Hola Christophe. Pienso que tener responsabilidades te obligan a tener lucidez, no hay más remedio. La responsabilidad de una familia te hace más maduro y más sentado en tus decisiones, o lúcido, como sino te explicas que te haya ocurrido ahora y no antes.
    Las personas cambian con el tiempo y los acontecimientos que se van produciendo en su vida, es inevitable que tus hijos cometan sus propios errores y a una edad x, se levanten un día y descubran que son mejores personas y puedan ver el camino de su vida con más perspectiva; así de divertida es la vida.
    Un buen abrazo.
    “Escribes bien” pasa cuando uno esta inspirado.

    • batoncete permalink

      José, en efecto, las responabilidades que tran consigo el tener una familia te hacen ver las cosas de una manera muy distinta. Yo he taradado bastante en darme cuenta de algunas cosas que ahora tengo muy claras, y mi intención es enseñar a mis hijos, no a ver las cosas como yo, sino a saber hacerse su propia visión de la vida. Y si ésta es una visión lúcida, mejor que mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s