Skip to content

Pertenencia

25/08/2011

Todos los 15 de agosto, en Cabo de Palos se saca en procesión a la Virgen del Mar, nuestra patrona, primero alrededor del puerto hasta el Paseo de la Barra, y después se la sube en el barco de uno de los pescadores para sacarla al mar. Es una procesión presenciada por mucha gente, que acude desde el mismo pueblo y alrededores para acompañar a la Virgen. Además, a los pescadores los acompañan por el mar una multitud de embarcaciones de todo tipo y tamaño en el recorrido.

El año pasado acompañé por primera vez a mi amigo Bartolo en el barco de su padre, que es pescador. Este año les tocaba a ellos llevar a la Virgen en el barco. A la vuelta, el barco suele atracar junto a la iglesia, se desembarca a la Virgen y se la lleva a la puerta del templo para que se le cante la Salve María.

Dado que iba justo al lado del trono en el barco, decidí echar una mano a desembarcarla, pensando en que en cuanto la bajáramos alguien cogería mi sitio. Pues cual fue mi sorpresa cuando no fue así, nadie vino a decirme “venga, ya sigo yo”, o “déjame a mí”, por lo que también ayudé a llevarla hasta la puerta. Al llegar arriba de las escaleras, nos dimos la vuelta (los costaleros, no el trono) para la Salve María, y para “bailar” el trono. Después la metimos hasta su sitio dentro de la iglesia.

Para llegar al quid de la cuestión, me emocionó haber participado en algo así. Como sabéis, yo no soy católico. Ni pizca. Pero el hecho de haber formado parte de un acto tan solemne, que tiene muchos seguidores y devotos, que además, aparte de la procesión de Jueves Santo, es el acto más importante del pueblo, me llenó el corazón con un calor, una sensación que raras veces había sentido antes. Es el sentimiento de pertenencia. El sentimiento de saber que perteneces a algo, ya sea una comunidad, un colectivo o un grupo. Que compartes unos intereses y una dedicación por algo con otras personas. Es una sensación maravillosa, la cual me gustó mucho y quiero volver a sentir.

A partir de hoy voy a intentar, en la medida de los posible, hacer lo que pueda por el maravilloso pueblo donde vivo desde hace cinco años con mi mujer.

Anuncios

From → Blog

2 comentarios
  1. Paula permalink

    Querido Christoph,

    He leído con detenimiento y mucha atención tu relato y experiencia vivida. Déjame decirte y expresarte en primer lugar, la alegría que siento de que un buen y viejo amigo haya tenido la oportunidad de vivir algo así y además, de sentirlo dentro. Creo que sólo se puede hablar de ello cuando se siente…
    Desde aquí te animo a que continúes viviendo y experimentando actos similares, ¡es gratificante!

    Un besito muy fuerte a toda la family,
    Paula.

    pd: aún recuerdo cuando de pequeños íbamos todos a misa y tú te quedabas fuera… siempre me preguntaba por qué… 😉

    • batoncete permalink

      Hola Paula:

      ¡¡Cuánto tiempo!! Pues sí, a mi también me sorprendió. Me alegro mucho formar parte de algo así.
      Ahora sí que entro a la iglesia, pero no voy mucho. Ya sabes, BBC, bodas, bautizos y comuniones.

      Un beso,

      Christophe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s